Diferentes tipos de platos de ducha y cómo elegir el mejor 

Diferentes tipos de platos de ducha y como elegir el mejor

Diferentes tipos de platos de ducha y cómo elegir el mejor 

¿Sabes cuántos diferentes tipos de platos de duchas existen? Pues aquí te vamos a mostrar los mejores de todos. Así que, si estás pensando en hacer una reforma a tu baño, con nuestra ayuda podrás elegir qué tipo de plato de ducha es mejor y más funcional para ti. 

Además, estos elementos son los más usados en la actualidad debido a las grandes ventajas que ofrecen. Ya que, a diferencia de una bañera, los platos de ducha son más prácticos, se pueden limpiar con facilidad, no son peligrosos y se adaptan a las necesidades de toda la familia. 

Después de que conozcas todos los tipos de platos de duchas que te presentaremos, verás que elegir entre una bañera o ducha será cuestión de segundos. Comencemos. 

1. Plato de ducha en acero esmaltado

Iniciamos nuestra lista de los diferentes tipos de platos de ducha con los elaborados en base a acero y pulido con cerámica. Una de sus características más importantes es que no se raya gracias a la técnica empleada al momento de aplicar el esmalte de cerámica. 

Aunque es un plato que viene en medidas estándar, estas pueden variar según el fabricante. Por lo que será sencillo conseguir la adecuada para que se adapte al espacio de su baño. Por otra parte, es de los mejores platos en cuanto a higiene porque evitan la aparición de hongos y otros agentes infecciosos. 

Sin embargo, este tipo de plato de ducha no es tan resistente a golpes fuertes. Como bien sabemos, la cerámica es un material muy frágil y se puede romper. De llegar a ocurrir, el acero se verá afectado con el tiempo, llegándose a oxidar. 

2. Platos de ducha acrílicos

Los platos de ducha acrílica poseen una gran resistencia a golpes y ralladuras, gracias a la mezcla de materiales acrílicos, fibras y resinas que se emplean para su elaboración. El acabado final es liso disminuyendo el riesgo de aparición de hongos nocivos para la salud. 

Este tipo de plato se fabrica a medida del baño, haciendo posible que se adapte perfectamente a cualquier espacio. Destaca, además, porque es antideslizante, de fácil mantenimiento y de bajo costo.  

3. Platos de ducha cerámicos

Seguimos con los platos de ducha cerámicos que poseen una base en su fabricación de caolín, feldespato y cuarzo. Una vez procesados todos estos materiales, se inicia una fase de vitrificado que es lo que determina el acabado final. 

Estos tipos de platos de ducha son sumamente higiénicos y resistentes a rayaduras y pequeños golpes. Sus medidas vienen en presentaciones estándar de acuerdo con el fabricante, una característica que comparte con las de acero esmaltado. 

Sin mencionar que se pueden romper a causa de golpes fuertes y suelen ser peligrosos en caso de que sea usado por niños, discapacitados y ancianos. Esto se debe a que no es antideslizante y, por ende, es de los menos usados en el mercado. 

4. Platos de ducha de resina

Con relación a los platos de resina se fabrican a partir de 70% de mármol y el resto de otros materiales. Lo mejor que tiene este plato es que lo resiste todo; cambio de temperatura, rayaduras, marcas y más.  

Debido a sus materiales, resulta ser uno de los más higiénicos y atractivos en cuanto al acabado. Del mismo modo, se puede fabricar en diferentes medidas y grosor, diseño y textura, colores, entre otros. Lo que, sin dudas, lo convierte en uno de los más usados en la actualidad. 

Otro aspecto que mencionar es que son antideslizantes y antibacterianos. Dada a su versatilidad en tamaños, se pueden conseguir presentaciones extraplanas con las mismas características. 

5. Platos de ducha de piedra natural

Los platos de ducha de piedra natural son también conocidos como platos de pizarra, la base de su elaboración varía entre el mármol o el granito. A su vez, se trata de un material impermeable, resistente y duradero.  

En el mercado se pueden encontrar decenas de opciones de platos de ducha de este tipo en diferentes tonalidades. Sin embargo, también es poroso por lo que debe prestarse mucha atención al mantenimiento y evitar así la aparición de hongos y bacterias. 

6. Plato de ducha de mármol

Estos platos son fabricados con mármol natural en una pureza de 100%, lo que lo convierte en un tipo de plato de ducha antideslizante, resistente y con un mínimo de porosidad. Entre sus propiedades destaca la ligereza e impermeabilidad. 

A su vez, se puede conseguir en diversas formas, tonalidades y texturas. Además, los hay en varios tamaños, por lo que se pueden adaptar a cualquier espacio. Sin mencionar que se puede instalar el plato en un grosor estándar o extraplano. 

Si algo llama la atención de los platos de ducha de mármol son sus acabados, incluso se pueden pulir y nada podrá romperlo. La única desventaja es que se encuentra dentro del grupo de los platos más caros del mercado. 

7. Plato de ducha de obra

Fabricado en ladrillo, azulejo y otros materiales impermeables, el plato de ducha de obra se construye en el espacio destinado a la sala de baño. Es decir, no se puede comprar pues no viene en presentaciones prefabricadas. 

Por lo tanto, estos se adaptan al espacio y se construyen según los gustos del cliente, permitiendo que estos adquieran su forma y aspecto conforme avanza el trabajo. Para este tipo de platos siempre es recomendable contratar a una empresa de reformas de baños en Madrid calificada. 

Solo así podrá garantizar que se empleen los materiales adecuados, duraderos y los más seguros para la higiene. Lo mejor, es la opción perfecta para esos baños donde no se pueden instalar platos genéricos. 

8. El mejor: Plato de ducha Passive Shower

Si te has preguntado qué tipo de plato de ducha es mejor, ese es el Passive Shower. Elaborado a partir de diversos materiales y tiene como objetivo ahorrar agua, pero también 40% de la energía que consume. 

Este ahorro es posible, gracias a un dispositivo integrado que precalienta el agua fría que pasa por la tubería. Por ende, se disminuye el uso del agua caliente y con ello, conseguimos ahorrar agua, energía y por supuesto, disminuye la factura de consumo energético.  

Así que, si estás pensando en hacer una reforma a tu baño, no puedes dejar de instalar este plato de ducha. Verás cómo en poco tiempo recuperas tu inversión mientras ahorras en tu consumo habitual. 



Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad
Abrir chat
1
DuchaEstilo
¡Hola! ¿En qué podemos ayudarte?